Saltar al contenido

Cómo abrir un fondo fiduciario para niños

Pocas cosas infunden más miedo en un padre que la idea de que un niño se las arregle si el padre muere. Si bien esta puede ser la razón principal por la que muchos padres comienzan a pensar en los fondos fiduciarios para sus hijos, ciertamente no es la única motivación. Ya sea que esté buscando una forma inteligente de transmitir una herencia, cuidando a un niño con necesidades especiales o simplemente ahorrando para la universidad, un fondo fiduciario tiene una serie de ventajas, siempre que se tome el tiempo para configurarlo cuidadosamente.

Preparación

Determine exactamente para qué sirve el fideicomiso y quién se beneficiará de él. Puede estar transmitiendo una herencia, protegiendo los activos de un niño intérprete o apostadores o creando un nido para que su hijo lo use como adulto. Puede estar creando un fideicomiso para beneficiar a todos sus hijos o solo a uno. Cada propósito tiene un conjunto específico de leyes y pautas que rigen las operaciones de confianza, por lo que es importante ser lo más específico posible.

Decida cómo financiará el fideicomiso. Puede depositar un monto específico en dólares de una vez, o puede hacer depósitos a lo largo del tiempo. Los depósitos pueden ser uniformes o variables. En algunos casos, puede ser importante definir quién puede hacer depósitos, si alguien puede hacerlos o solo ciertos miembros de la familia.

Piense en las inversiones para el fideicomiso. Si bien es mejor crear un plan de inversión con un profesional, debe saber cuándo es probable que su hijo use el dinero y cuánto le gustaría tener en la cuenta en ese momento. También es importante saber cuánto tiempo podría necesitar el niño fondos del fideicomiso y en qué incrementos. Por ejemplo, un fideicomiso de necesidades especiales podría planificar de 30 a 40 años de pagos mensuales más pequeños, mientras que un plan de ahorro universitario podría tener distribuciones mucho más grandes anualmente durante cuatro a ocho años.

Decida quién administrará el fideicomiso como administrador y quién servirá como respaldo o administrador sucesor, en caso de que el administrador original no pueda llevar a cabo sus funciones. En muchos casos, los fideicomisarios originales son los padres, pero eso no es obligatorio y puede que ni siquiera sea la mejor opción, dependiendo del tipo de confianza.

Planifique una estrategia de salida. Es importante saber qué debería suceder si la confianza ya no es necesaria o se agota. Por ejemplo, si un niño elige no ir a la universidad o recibe una beca, ¿qué sucede con el dinero en su fideicomiso de ahorro universitario?? ¿Cómo deben distribuirse los fondos fiduciarios si un niño declina el fideicomiso o ya no vive cuando el fideicomiso madura??

Reúnase con un abogado o use un servicio de preparación de documentos legales en línea para establecer el fideicomiso. Una vez que se firman los documentos, el fideicomiso se convierte en una entidad legal separada y está en pleno funcionamiento.

Financiación e inversión

Cree una cuenta para el fideicomiso en su institución financiera elegida. Esto puede ser tan simple como una cuenta bancaria, o podría ser una corredora o una cuenta de inversión en una compañía fiduciaria o empresa de inversión. Recuerde que esta cuenta es para el fideicomiso y debe mantenerse distinta y separada de todas las demás cuentas que pueda tener.

Deposite su primera contribución como se describe en el fideicomiso. Es posible establecer contribuciones adicionales como transferencias automáticas desde su cuenta corriente, tal como podría pagar una factura. Revise esta y cualquier otra opción de mantenimiento con el administrador de su cuenta.

Invierta los fondos fiduciarios como se describe en el documento fiduciario y se discute con su asesor financiero. Revise las inversiones de manera regular, semestralmente es un buen horario para la mayoría de las personas, para asegurarse de que se desempeñen según lo previsto para satisfacer las necesidades de confianza.

Advertencias

  • Las leyes que rigen los fideicomisos pueden ser extremadamente complicadas, y los errores a menudo anulan o incluso afectan negativamente cualquier beneficio de confianza. Asegúrese de que sus documentos de confianza sean creados por un profesional legal calificado o un proveedor de documentos en línea.

Consejos

  • Mantenga su confianza lo más simple posible para evitar complicaciones no deseadas para su hijo. Mantenga la confianza para un solo propósito y describa a fondo todas las instrucciones necesarias para su uso en el documento de confianza.