Saltar al contenido

Cómo incorporar una ciudad

Para incorporar un pueblo, primero necesitará un abogado. El proceso implica una gran cantidad de papeleo. Es posible que desee considerar si tiene el tiempo, la energía y los fondos para llevar a cabo este proceso. Una ciudad incorporada con éxito goza de más libertad y protección que una no incorporada, incluida la posibilidad de dividir en zonas su propia propiedad y la inmunidad a la anexión de otros municipios.

Incorporar una ciudad

Paso 1

Tendrás que reunir algún tipo de apoyo para incorporar una ciudad. Convencer a otros residentes para que firmen una petición de incorporación. Los Estados tienen diferentes requisitos en cuanto al número de firmas necesarias para que la solicitud sea aceptada. Además, los estados pueden exigir un porcentaje de los residentes o sólo un número determinado de firmas. El proceso es similar a una elección política en un pueblo pequeño. Tendrá que ir de puerta en puerta en un esfuerzo por obtener apoyo. Asegúrese de mencionar los beneficios de la incorporación, como la libertad de zona y la inmunidad a la anexión. También, entienda que algunos residentes no cooperarán y puede que no aprecien sus visitas.

Antes de empezar a hacer una petición, proponga un nombre para la ciudad. Trate de conceptualizar algo que otros residentes apoyarán. Un nombre histórico tiene autoridad y ofrece a los residentes algo que apoyar. La petición debe mostrar este nombre de manera prominente. Además, proponga una estructura organizativa para la ciudad. El estilo de votación de la ciudad y el organismo gubernamental deben ser establecidos en la solicitud.

Una vez que haya completado la solicitud, preséntela al estado.

Paso 2

Prepárese para la audiencia de deliberación. Siempre se celebrará una votación pública para la incorporación de una ciudad. Esto proporciona un foro para que los residentes expresen sus ideas. Aunque los requisitos varían de estado a estado, un voto de más del 50 por ciento generalmente obtendrá la aprobación para su incorporación.

Paso 3

Impresiona al juez del condado. Incluso si la mayoría de los residentes votan por el pueblo, el proceso no ha terminado. El juez del condado tiene la última palabra sobre la decisión de incorporación. Aunque el juez desea conceder la incorporación según las peticiones de los residentes, es posible que esté muy influenciado por la legislatura estatal. El estado debe otorgar la carta constitutiva final para la incorporación, y usted es relativamente impotente para controlar esta fuerza externa.